Conocerse y saludarse correctamente. Latinoamérica

Conocerse y saludarse correctamente. Latinoamérica

Hofstede halló que los países latinoamericanos tenían una distancia del poder relativamente alta. Esto se corresponde con una mayor diferencia entre géneros y sus funciones en la sociedad. En las culturas que obtienen valores altos en esta escala, las mujeres asumen responsabilidades más tradicionales de ama de casa; en cambio, se espera que los hombres cumplan la función del “varón trabajador”. Estas actitudes están cambiando a pasos agigantados en toda Latinoamérica y varían en gran medida entre las zonas rurales y urbanas, así como en función del país. Sin embargo, estos valores de género siguen predominando en el tejido cultural de la región.

Se espera que una mujer extienda la mano hacia el hombre antes que él, cuando le saluda. El hombre debe corresponder con un apretón de manos firme. Por respeto, los hombres no inician un saludo a una mujer a quien no conocen en una situación profesional. El saludo habitual entre dos mujeres es un beso en cada mejilla. La manera de correcta de hacerlo es empezar siempre por la izquierda y tocar levemente las mejillas. Una vez que se ha establecido una relación, los latinoamericanos son muy cálidos y cariñosos, e intercambian numerosos abrazos y besos entre amigos y colegas.

La gran distancia del poder es también la razón de que sea tan importante el estatus y de las diferencias significativas que hay entre las clases sociales. Se debe utilizar el cargo al saludar y conocerse por primera vez. Use el cargo, el nombre y el apellido para dirigirse correctamente a alguien. La mayoría de los colegas son amigos y habitualmente utilizan solamente el nombre de pila; sin embargo, hasta que haya creado un lazo lo mejor es ser formal.

Los latinoamericanos tienen un estilo de comunicación relajado y prefieren introducir los temas profesionales en una conversación informal durante una comida. Durante las reuniones, no debe empezar a hablar de negocios antes que su anfitrión. Casi todas las negociaciones profesionales suelen empezar por una conversación informal. No es infrecuente hablar de asuntos familiares en el trabajo, y solicitar consejo. Algunos temas de conversación apropiados son los deportes, el arte, la historia y la familia. Evite temas como la política, la pobreza, la religión o los países vecinos.

No existen límites rígidos, y los plazos se utilizan a modo de pautas. Se da prioridad a la calidad de las comunicaciones más que a su cantidad. Si bien según Hofstede las naciones latinoamericanas están orientadas a objetivos y son masculinas, el concepto del tiempo no es lineal, sino circular. No espere que su anfitrión llegue a tiempo; sin embargo, siendo extranjero es conveniente que usted sí sea puntual.

A causa de la jerarquía de estatus, la mayoría de las organizaciones son extraordinariamente burocráticas. La combinación de esta característica con la necesidad de desarrollar lazos personales da lugar a un proceso de negociación muy prolongado. Asegúrese de ser lo más flexible posible respecto al tiempo que dedica a las reuniones y los actos sociales aquí, pues es vital para el éxito profesional intercultural.

Empezar

  • Vea el vídeo de demostración del método.
  • Disfrute de un período de prueba gratuito de 7 días.
  • Póngase en contacto con nuestra oficina más cercana.

Vea el vídeo de demostración

Take a video tour